comentarios de libros agapea.com
ir a la home
ir al listado de comentarios
ir al listado de entrevistas
ir al listado de articulos
ir a contacto
ir a ganadores sorteos
ir a articulos de enigmas pendientes
ir a articulos de psicologia
ir a articulos de literatura
  
portada Todos los RÃos
Ficha del Libro:

Título: Todos los Ríos    comprar
Autor: Esmir Garcés Q.
Editorial: Fondo de Autores del Huila
I.S.B.N.-10:
I.S.B.N.-13: 9769589630556
Nº P´gs: 91


Todos los Ríos
por Marcos Fabián Herrera Muñoz

Si hemos de atender la divisa borgiana que valora a la emoción como el esencial rasgo de la poesía, el libro Todos los ríos de Esmir Garcés Quiacha, publicado recientemente por el Fondo de Autores Huilenses, es un logrado festejo de revelaciones, hallazgos y advenimientos. Retornando a los prístinos senderos de la creación poética que encuentra en el paisaje la quintaesencia de la invención, Todos los ríos es una elaborada filigrana de pájaros con cantos de lluvia, de ríos impetuosos que anuncian ocasos, y bosques y follajes que dibujan auroras. Alejado de los devaneos de la inocua contemplación, Esmir se solaza en la invocación del agua, nos invita   a caminar la hojarasca y nos revela el lenguaje de las rocas.

Es una poesía que ofrenda imágenes terrígenas de un paisaje que retoza con el hombre, que lo vuelve su cómplice y que lo exhorta a su auscultamiento y goce. Aquí el boga, 'quiebra el cielo con su remo', los ríos 'nacen de las manos del chamán'  y los dioses 'bajan sus barcas a las ensenadas y puertos, donde el río es un mar'. Es el sutil maridaje que celebra y ausculta la tierra, la misma que la palabra de Esmir, en suave cortejo del lenguaje, nos ofrece con emoción. Son ríos, que con la lectura de los poemas, nos provoca vadearlos, explorar sus aguas y atrapar sus peces; experimentar sus turbulencias y desde sus orillas conocer sus crepúsculos. Pues el verdadero conocimiento en la poesía tiene como elemento consustancial el asombro y la inocencia. Asumida esta última como la condición propiciatoria para una auténtica revelación que logra “embriagar los luceros, embrujar sus luciérnagas y silenciar las ranas”.

Aquí el lenguaje, siempre tan proclive al antifaz del artificio en los empalagosos y simulados experimentos telúricos de buena parte de la poesía contemporánea, se transfigura en una prolongación del paisaje, en sinuosas sílabas de musgos humeantes, en palabras que revelan los arcanos que atesoran la hojarasca del manglar, en raudos ríos que al anegar los campos vindican las desastradas tierras, siempre posesas de duendes y endriagos.

Reconociendo la inocencia, tan espléndidamente reafirmada por voces contemporáneas como Jorge Najar y Cluade Michel Cluny, como el necesario umbral para descubrir lo inadvertido del paisaje, igualmente celebrado por la  videncia de Aurelio Arturo y Vicente Gerbasi. Es la diafanidad, el atisbo prismático que trasluce un universo poético que aprehende el crepitar, los gorjeos, el susurro y el estertor de la naturaleza. Es esta afianzada transparencia la que posibilita el vuelo de la mariposa hacia el tremulante horizonte, pues entre el creador y su obra no hay mediación alguna que sospeche impostación, altisonancia que traslape el hecho poético. En Todos Los Rios, la ruta misional del poeta no ha ser nada distinto a la de oficiar como “Traductor y cantor de los lenguajes… En cantos de amor y lluvia”.  
Imprimir comentario  /  Enviar por email

Valoración Media 6.5 / 10                Posición en el Ranking 40 / 314

Aún no hay comentarios.