comentarios de libros agapea.com
ir a la home
ir al listado de comentarios
ir al listado de entrevistas
ir al listado de articulos
ir a contacto
ir a ganadores sorteos
ir a articulos de enigmas pendientes
ir a articulos de psicologia
ir a articulos de literatura
Acceso de Usuarios
Usuario:  Clave: 
               Registro      ¿Olvidó su clave?
  
portada Mitos Hispánicos
Ficha del Libro:

Título: Mitos Hispánicos    comprar
Autor: Marco V. García Quintela
Editorial: Akal
I.S.B.N.-10: 8446012987
I.S.B.N.-13: 9788446012986
Nº P´gs: 64


Mitos Hispánicos
por Antonio Ruiz Vega

Marco V. García Quintela pertenece a una nueva generación de investigadores de la antigüedad hispánica que, tras una cierta etapa de silencio, han retomado las investigaciones de los Joaquín Costa, Blas Taracena, Bosch Gimpera, Almagro Basch, etc.

Junto a Bermejo Barrera, José María Blázquez, Marco Simón, Burillo Mozota, Sopeña Genzor, Fernández Albalat, Ramón Sainero o mi primo Gonzalo Ruiz Zapatero, han aportado en los últimos años una serie de estudios muy interesantes que nos permiten abordar, desde el punto de vista lógico, científico, los enigmas de la España Antigua.

Autor del tercer tomo de la serie Mitología Y Mitos De La Hispania Prerromana (Akal, 1999), García Quintela es profesor titular de Historia Antigua de la Universidad de Santiago de Compostela y se ha especializado en el estudio de las religiones antiguas.

Cuando apareció este libro, a finales del año pasado, yo ya tenía redactado mi libro Los Hijos De Túbal (Mitología Hispánica: Dioses Y Héroes De La España Antigua) pero, dada la parsimonia del mundo editorial, faltaban todavía muchos meses para que el libro viera la luz. Así que he de reconocer que me dio un vuelco el corazón, pensando que se me había adelantado, que me había pisado el tema. Cosa nada extraña porque el tema no es ni puede ser original, aunque sí creo haber sido el primero en plantear la cuestión como un todo, como una cosmología, como un panteón. Es por lo tanto cierto que todos o casi todos los temas que Quintela aborda en este pequeño libro divulgativo aparecen también en mi libro, lo cual resulta inevitable pues son habas contadas. Otra cosa es el modo de tratarlos, etc. y, de todos modos, Los Hijos De Tubal es un libro mucho más amplio que este en cuanto a temas y en cuanto a extensión en el tratamiento de cada uno.

Por aquí aparecen las secuelas hispanas de mitos griegos como el de Ulises y Hércules, las enigmáticas menciones de Estrabón a plagas míticas (de serpientes, de conejos), Gárgoris y Habis (o Habidis), las famosas yeguas fecundadas por el viento Favonius en Lusitania, los ritos funerarios de los celtíberos, los misterios de los promontorios ártabro y nero (con el Ara Solis y la ciudad de Dugium) e incluso el mundo de los héroes que Quintela ciñe a Viriato y Sertorio, planteando una curiosa oposición entre ambos que, creo yo, nadie había detectado antes.

Viriato sería el prototipo de héroe por ser portador de un serie de virtudes arquetípicas (es austero, valiente pero sin ira, es justo, no es ambicioso, etc.) mientras que Sertorio resultaría un antihéroe (guarda riquezas para sí, tiene ataques de ira contra sus propios amigos, es ambicioso, injusto, gusta del poder personal, etc.). Y no sólo un antihéroe: asume todas las características del tirano griego.

Es un libro muy breve, aunque no especialmente de fácil lectura, ni de aspiraciones divulgativas, pese a aparecer en una colección que parece marcada por ese objetivo de brevedad y amenidad. Supongo que para un intelectual universitario es difícil abandonar cierto tono, cierto aparato bibliográfico, etc. Siendo como es un libro interesantísimo, resultaría de ardua lectura para cualquiera no familiarizado con el tema.

Por cierto que una característica de estas nuevas generaciones a las que aludo es el empleo casi constante de las comparaciones. Comparar y deducir por similitud del mundo céltico irlandés, de lo que conocemos de la mitología gala o germánica, aplicando cuando viene a cuento las Funciones indoeuropeas dumezilianas, es algo que practica Quintela lo mismo que Genzor, Sainero u otros. Algo que resultaba impensable poco años atrás y todavía recuerdo cómo en unas jornadas sobre la Celtiberia poco menos que se me abucheó cuando proponía interpretar las cerámicas numantinas con los leabhar gaélicos en la mano. Las únicas fuentes de referencia permitidas eran entonces las clásicas, yo creo que sobre todo porque los Leabhar irlandeses o los Mabinogi galeses eran perfectamente desconocidos en el mundo académico, muy fijado en lo grecolatino. Hace veinte o treinta años podían consultarse historias del arte europeo donde lo céltico aparecía como apéndice o sencillamente no aparecía…

El libro de Quintela, por el contrario, está lleno de referencias a los Eddas, a Saxo Gramático o las fuentes antedichas.

También se plantea el problema en sí, es decir, si es posible o no el establecimiento de una Mitología Ibérica. "En pocos lugares como la Península Ibérica, y todavía más en su vertiente mediterránea, el triunfo de la romanidad fue tan absoluto. El final tormentoso de las veleidades indigenistas de un Sertorio señala el inicio de una pérdida de todo el fondo cultural, y, por tanto, también mítico y religioso anterior. Y no puede obviarse la posterior laminación judeocristiana. Por ello –confiesa– la intención de este libro ha sido encontrar una respuesta a una cuestión casi desesperada".

Se lamenta, con justicia, del escasísimo interés que los romanos tenían por la etnografía (salvo el caso puntual de César en su libro sobre las Galias) y señala con perspicacia que los grandes recensadores de los mitos hispánicos, eran o bien griegos, como Diodoro y Estrabón, o de ascendencia gala como Trogo Pompeyo. La cuestión, una vez admitido que no existe como tal una Mitología Ibérica (y Quintela define etimológicamente qué es y qué no es una mitología), deducir si nunca la hubo o si existió y sólo conocemos sus fragmentos. De admitir la segunda posibilidad cabe su reconstrucción aunque sea hipotética y rellenando los espacios vacíos con el ADN indoeuropeo, un poco como proponía Spielberg en Jurassic Park, cuando se aplicaban cadenas genéticas de cocodrilo al ADN fragmentario de un dinosaurio…

 

Imprimir comentario  /  Enviar por email

Este libro aún no tiene votos.
¡¡Identificate y sé el primero en votarlo!!

Aún no hay comentarios.