comentarios de libros agapea.com
ir a la home
ir al listado de comentarios
ir al listado de entrevistas
ir al listado de articulos
ir a contacto
ir a ganadores sorteos
ir a articulos de enigmas pendientes
ir a articulos de psicologia
ir a articulos de literatura
  
portada Eros Thanatos Y Su Puta Madre
Ficha del Libro:

Título: Eros, Thanatos Y Su Puta Madre    comprar
Autor: Javier Sardá
Editorial: Planeta
I.S.B.N.-10: 8408080946
I.S.B.N.-13: 9788408080947
Nº P´gs: 222

- Ejemplar cedido por la Editorial Planeta.

Eros, Thanatos Y Su Puta Madre
por Francisco J. Vázquez

Gastón Renom Daladier, conocido por sus allegados como Gastrónomo -por aquello de economizar- se muere un día sin apenas darse cuenta. Tan sorpresivamente se fue que, de hecho, él mismo no tiene claro si se ha ido realmente o no. Desde luego no las tiene todas consigo, aunque lo lógico en un tío inteligente como él es pensar que si es blanco y está en botella, leche es. Sea como fuere, lo único cierto es que se ha despertado en un lugar llamado Ámbito, que pasa por ser una especie de lugar intermedio, de tránsito por así decirlo, para aquellos que han dejado atrás la vida terrenal.

Imagínense su sorpresa al comprobar que aquello está lleno de muertos. Pero muertos no tan muertos, o al menos, no esos muertos que él recuerda haber visto en las películas, o en los tanatorios, o en las noticias. Aquello está lleno de entes, de personajes que esperan el paso al otro lado. Pero ese paso no se da hasta que su recuerdo en la Tierra, en la antigua vida, no se olvida.

Es decir, que descubre de sopetón que la muerte no es tan fiera como la pintan, y sobre todo, que la fama en la Tierra abre muchas puertas, pero en el otro lado te las cierra. Lo cual, dicho sea de paso, tiene su chiste.

El tema es que Ámbito, ese lugar que no es precisamente el Purgatorio que la Santa Iglesia Católica ha vendido a grito pelado desde púlpitos y arengas varias, tiene un algo de curioso, morboso y jodido al mismo tiempo. Y es que de allí no se va ni Dios hasta que no se olvidan de uno. Y mira que algunos tienen ganas, ¿eh?

Se dice, se comenta, se rumorea, que si por suerte uno consigue pasar realmente al otro lado -porque obtiene ese estatus tan ansiado de anonimato- entonces puede elegir entre la opción de excelsa Eternidad, que como su propio nombre indica es lo bueno, la de vogárine -que no es otra que la de volver a nacer y no recordar nada ni de lo vivido anteriomente-, y las tinieblas (que  ya por el nombre se ve que es un sitio que da mal rollo). Sólo se vive dos veces, nadie sabe si ha vivido antes otra vida ya, y la verdad es que el morbillo de ver dónde puede acabar y una vez allí qué hacer es un aliciente curioso a la par que desconcertante.

Como muchos podrán imaginar, Ámbito es un sitio lleno de famosos. Una cosa así como una gran convención en la que Papas, reyes godos, Premios Nóbel, actores, actrices, músicos y un sin fin de personajillos están hasta las narices de no poder moverse de aquel lugar que, sin ser malo, de tan repetitivo ya cansa. Y es que uno no se imagina el inconveniente tan grande que supone para todos de ser recordados por la Historia. ¡Habrase visto...!

El caso es que esa situación no disgusta para nada a Gastrónomo, máxime si tenemos en cuenta que ha empezado un tonteo muy meloso con la Monroe -Marilyn, se entiende-, y la verdad es que se encuentra en ese estado en el que lo que vive (que no deja de ser paradójico el término vive allí) le gusta, pero al mismo tiempo echa de menos a su mujer y a sus hijos. Ese pellizco, unido a que es elegido como mediador de una especie de disputa entre famosos hartos de serlo, y anónimos contentos de no serlo, empieza poco a poco a cargarlo y a fastidiarlo. Todo el día ocupado, en medio de algo que ni le va ni le viene... ¡qué cansino!

Pero ahí no acaba todo. Las decisiones que su mujer tome en la Tierra aún pueden afectarle, y más de lo que remotamente imagina. ¿Cuál será el desenlace? Fácil, lean el libro y disfrútenlo como yo, porque puedo asegurarles que van a reirse no sólo de los personajes, sino también de ustedes mismos. Y es que la ironía, las vueltas de tuerca en la novela, y sobre todo, la mala leche del autor en según que pasajes, harán que el lector se descuadre, se destornille y, en más de una ocasión, vea el lado oscuro de Sardá desde la más pura diversión. ¿Se puede pedir más?
Imprimir comentario  /  Enviar por email

Este libro aún no tiene votos.
¡¡Identificate y sé el primero en votarlo!!

Aún no hay comentarios.